El presidente francés, , calificó hoy de "inaceptable" los planes para despedir a 8,000 personas de la automotriz y pidió una renegociación.

"El Estado no se quedará de brazos cruzados", aseguró el socialista durante una entrevista televisiva con motivo de la fiesta nacional de la República francesa: el .

"Considero (el plan de despido) inaceptable en su forma actual", apuntó Hollande, quien pidió que se reduzca el número de empleos que se pretende eliminar y llamó a la empresa a encontrar trabajo a todos los afectados.

PSA achacó los recortes a la caída de la demanda de vehículos en Europa y a los altos costes laborales de Francia. Hollande admitió que el país tiene un "problema de competitividad" pero aseguró que es "demasiado fácil" culpar a los costes laborales de los recortes.

Por otro lado, apuntó que "no es normal" que los impuestos al trabajo sean la única fuente de financiación para el sistema social del país. "Nos aseguraremos de que haya otros elementos", indicó, apuntando a un posible traslado de parte de los costes sociales a los impuestos al consumo o la renta.

La entrevista, concedida a las televisiones y , es una tradición del día nacional de Francia, que fue interrumpida por el expresidente conservador durante los últimos cinco años.