Papa Francisco al inicio de la reunión con ocho cardenales en el Vaticano. (AP)
Papa Francisco al inicio de la reunión con ocho cardenales en el Vaticano. (AP)

El criticó hoy la tendencia del a mirarse a sí mismo y consideró que es uno de sus grandes defectos, en el día en que se reunió por primera vez la comisión de ocho cardenales que lo asesorarán en la reforma de la .

Aunque la Curia en general es otra cosa, "en la Curia hay a veces cortesanos", declaró el Sumo Pontífice argentino en una entrevista con el diario italiano .

El Papa elogió a sus colaboradores como "personas sabias" y no aduladores, como pudo ocurrir en el pasado.

"Los jefes de la Iglesia han sido con frecuencia narcisistas, adulados por sus cortesanos. La corte es la lepra del papado", señala Jorge Bergoglio en la larga entrevista.

"El problema con esta visión es que es "vaticanocéntrica. Ve y cuida los intereses del Vaticano, que son todavía, en buena parte, intereses temporales. Esta visión vaticanocéntrica descuida el mundo que nos rodea", critica, y por eso subraya: "No comparto esta visión y haré todo lo posible para cambiarla".

Para todo ello ha convocado al gremio de consejeros, añade, para que surja "una Iglesia con una organización horizontal y no solo verticalista".

Francisco llama a la Iglesia Católica a abrirse a los nuevos tiempos, marcados en su opinión por el desempleo juvenil y la soledad de muchas personas mayores como los mayores males.

Los ocho cardenales de los cinco continentes, entre ellos el arzobispo de Tegucigalpa (Honduras), Óscar Rodríguez Maradiaga, y el arzobispo emérito de Santiago de Chile, Francisco Javier Errázuriz, se reúnen por primera vez, en principio hasta el jueves.

El grupo recibió como encargo del pontífice que le hicieran propuestas de reforma de la Curia y la Iglesia. Hay previstos otros encuentros más adelante y Francisco podría además ampliar este gremio.

El portavoz del Vaticano, , indicó que la reforma de la Curia es uno de los puntos de análisis con la comisión, pero que los problemas para liderar la Iglesia también son muy importantes para el Papa.

El Vaticano había subrayado que los cardenales son asesores del pontífice pero que no son ellos quienes deciden y que no habrá información sobre sus deliberaciones.