(AFP)
(AFP)

Existen dos vacunas que aún no tienen autorización pero que tendrían las características necesarias para ayudar a crear los agentes inmunizadores contra la nueva cepa de H7N9 que ya infectó a 77 personas en , 16 de ellas fallecidas.

El coordinador del departamento de inmunización y vacunación de la Organización Mundial de la Salud (), Thomas Cherian, esas dos vacunas ya existían previamente a este brote y se habían desarrollado como parte de la investigación entorno a los diferentes tipos, cepas y mutaciones de los virus de gripe.

"No hay que confundir las cosas. No es que estas dos vacunas puedan usarse directamente en caso de que se declarase una pandemia y las necesitásemos, pero su concepción, podría convertirse en la base de la eventual vacuna", aclaró Cherian.

"En caso de que se necesitara, el hecho de tener estas dos vacunas ya desarrolladas haría el proceso de producción de la vacuna contra el subtipo del N7N9 que afecta a los humanos mucho más fácil y rápido".

Cherian reiteró que la OMS no se plantea por ahora pedir la producción de una vacuna, y que aún se analizan muestras de los afectados para conocer en profundidad el nuevo virus.

Precisamente, el portavoz de la OMS, Gregory Hartl, aclaró en un comunicado posterior que esta organización no se ha planteado aún la necesidad de producir una vacuna y el día que esa decisión se tome se hará por "consideraciones de salud pública".

La OMS informó la semana pasada de que estaba enviando muestras a todos sus centros colaboradores para que se universalice la investigación.