(Reuters)
(Reuters)

Al menos dos personas murieron, 49 resultaron gravemente heridas y otras 60 se encuentran desaparecidas después de que en el aeropuerto internacional de San Francisco (EEUU), informaron autoridades locales.

Según fuentes oficiales, de los 291 pasajeros y 16 miembros de la tripulación que viajaban a San Francisco procedentes de Seúl, 60 personas aún no han sido halladas, pese a que la aeronave ha sido registrada por los bomberos y la Policía.

La jefa de los bomberos locales, Joanne Hayes-White, informó que aproximadamente 130 personas fueron trasladadas a hospitales, en su mayoría con heridas leves, mientras que diversos medios indicaron que 49 pasajeros fueron hospitalizados en estado crítico.

Existen versiones que apuntan que la cola del Boeing 777 dio contra la pista. Las oficinas de Seguridad en Transporte NTSB (por sus siglas en inglés) anunciaron de inmediato el inicio de una investigación sobre las causas del accidente, mientras que el FBI descartó en conferencia de prensa que pudiera tratarse de un atentado terrorista.

En tanto, el aeropuerto de San Francisco, que había cancelado las actividades a raíz del accidente, reabrió dos pistas, según informó un portavoz aeroportuario.

En las imágenes del avión accidentado podían verse del lado izquierdo toboganes de emergencia, por los que muchos de los pasajeros pudieron ponerse a salvo.

Algunos testigos dijeron a medios locales que habían sentido una explosión que fue seguida de un humo blanco. Luego el avión dio algunos giros, según indican.

También hay quienes dicen que el avión descendió demasiado repentinamente para aterrizar y dio contra un muro. No obstante, las autoridades descartaron referirse por el momento a una posible falla humana e indicaron que deberá esperarse el resultado de las investigaciones pertinentes.

Las llamas que se desataron en el avión fueron extinguidas por los equipos de bomberos locales, y en Internet se vieron muy poco después del accidente fotografías de los pasajeros huyendo de la nave.

Un empresario que viajó a bordo del Boeing escribió en su cuenta de Twitter: "Bomberos y rescatistas por todas partes. Sacan a los heridos. No me sentía así desde el 9-11", en referencia a los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York.

Según un comunicado emitido por la presidencia, Barack Obama hizo llegar su agradecimiento a los equipos de rescate.

Este fin de semana se esperaban numerosos vuelos de ida y regreso en el aeropuerto debido al feriado nacional del jueves y a las vacaciones escolares de la región.

Asiana Airlines es la segunda mayor aerolínea de Corea del Sur y miembro del grupo Star Alliance. Tanto la compañía como el modelo de avión son considerados muy seguros por los especialistas del rubro.