Negó que sus amigos hayan intentado satisfacerlo interesadamente. (Reuters)
Negó que sus amigos hayan intentado satisfacerlo interesadamente. (Reuters)

El exdirector del Fondo Monetario Internacional (FMI) aceptó haber participado en fiestas libertinas organizadas por sus amigos y defendió su derecho a asistir a este tipo de reuniones, a las que diferenció de cualquier tipo de práctica de prostitución.

"El libertinaje supone el consentimiento y el placer común, lo que no se produce, que yo sepa, con la prostitución (…) Rechazo absolutamente haber tenido cualquier comportamiento de desprecio con las mujeres", dijo en un interrogatorio ante los jueces a cargo de que pesa sobre él.

Strauss-Kahn negó haber tratado a las chicas que asistían a estas fiestas como mercancía o como objetos, pese a que esas eran las palabras que utilizaba en los mensajes que enviaba a los organizadores de las fiestas. "No hay ninguna relación brutal, ninguna visión degradada de la mujer y ninguna violencia", aseguró, aunque aceptó haber usado ese lenguaje.

Uno de los magistrados dijo que los organizadores de estas orgías aceptaron haber tenidos estas iniciativas para ganarse el favor de DSK por "su ascenso esperado a la presidencia de la República", lo cual también fue rechazado por el acusado.