(AP)
(AP)

Redacción PERÚ21

redaccionp21@peru21.pe

lanzó su cohete de largo alcance destinado, según , a poner en órbita un satélite, pero que para buena parte de la comunidad internacional fue una prueba disfrazada de misil balístico.

El gobierno japonés, que según un vocero considera "intolerable" el lanzamiento, indicó que el cohete pasó por encima de la isla de Okinawa, pero precisó que no fue interceptado por la defensa antimisil nipona.

La agencia surcoreana Yonhap, citando una fuente gubernamental, detalló que el cohete había sido lanzado desde el centro espacial Sohae.

El lanzamiento se produjo al día siguiente de que la prensa de Corea del Sur anunciara que Corea del Norte había retirado de la plataforma de lanzamiento el cohete.

"Parece que Corea del Norte retiró el cohete de la plataforma de lanzamiento para solucionar problemas técnicos", informó la agencia surcoreana, citando una fuente militar que se basa en el análisis de imágenes por satélite de la estación espacial de Sohae.

El lunes, Pyongyang prolongó una semana más la ventana de lanzamiento, previsto inicialmente entre el 10 y 22 de diciembre.

El régimen comunista afirmó que el cohete estaba destinado a poner en órbita un satélite civil de observación terrestre, pero una parte de la comunidad internacional denuncia un nuevo ensayo de misil balístico, algo que tiene prohibido por las sanciones votadas en el Consejo de Seguridad de la ONU en 2006 y 2009.

Los analistas especulaban que Corea del Norte apuró los preparativos para hacer coincidir el lanzamiento con el primer aniversario de la muerte, el 17 de diciembre de 2011, del hombre fuerte del régimen, Kim Jong-Il, al que sucedió su hijo Kim Jong-Un. El precedente ensayo, en abril de 2012, fue un fracaso.

La Secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, pidió la semana pasada a la OTAN y a Rusia que presionen a Corea del Norte para que renuncie a su proyecto.