Gomes da Rocha intentó suicidarse en su celda. (AFP/YouTube)

Redacción PERÚ21

redaccionp21@peru21.pe

El vigilante que confesó haber asesinado a 39 personas en la ciudad de Goiania, capital del estado brasileño de Goiás, pidió perdón por sus crímenes y se dijo arrepentido de sus actos en una rueda de prensa que concedió en la comisaría en la que está preso.

"Quería pedir perdón por lo que hice. Creo que ahora es tarde para decir eso, pero me gustaría tener la oportunidad de que me ayudaran de alguna forma", dijo el vigilante Thiago Henrique Gomes da Rocha, de 26 años

El homicida confeso, arrestado el pasado jueves y que el viernes intentó suicidarse en la celda en la que está aislado, dijo que su deseo inmediato es poder disculparse con las madres y los familiares de sus víctimas.

Pese a no responder si considera que sufre alguna enfermedad mental, el vigilante solicitó ayuda médica para librarse "del sentimiento de rabia" que, alegó, le llevaba a cometer los homicidios.

"No da para explicar lo que siento. Es una rabia muy grande", aseguró al ser interrogado sobre el motivo de los crímenes.

Gomes da Rocha agregó que el sentimiento de rabia lo llevaba a buscar en la calle posibles víctimas de forma indiscriminada, ya que no importaba su edad o sexo.

Entre sus víctimas se encuentran 16 mujeres, 8 mendigos y otros 15 hombres, entre los cuales se encuentran varios homosexuales.

En la rueda de prensa, en respuestas casi que con monosílabos, admitió haber sido víctima de abusos sexuales en su infancia y relató que nunca denunció al vecino que lo violó por algún tiempo cuando tenía once años.

Dijo igualmente que sufría bullying en la escuela y que esos recuerdos le provocaban el sentimiento de rabia.