(Foto: José Rocha/Los Tiempos)
(Foto: José Rocha/Los Tiempos)

La Asamblea Legislativa de Bolivia aprobó hoy el decreto de indulto que beneficiará a 1.900 reclusos y que fue impulsado por el presidente , tras una semana de motines y protestas en las cárceles para reclamar esa medida.

El vicepresidente del país y presidente de la Asamblea Legislativa, , dijo que es una decisión "humanitaria" de Morales para favorecer a los encarcelados que no están acusados de delitos graves como asesinato, violaciones, terrorismo o separatismo.

La medida de gracia, según información del Ministerio de Gobierno, alcanzará a personas en situación de pobreza que han cometido delitos menores, que han cumplido dos quintas partes de su sanción, tengan edades entre 16 y 25 años y especialmente a mujeres embarazadas a partir de seis meses de gestación.

También serán beneficiadas aquellas personas sancionadas por la ley antidroga pero con penas menores a los diez años de cárcel, es decir, quienes cometieron esos delitos por primera vez o han transportado cantidades mínimas de droga.

Según las previsiones del Gobierno, 400 reos serán liberados de inmediato y otros 1.500 podrán beneficiarse de la medida tras un análisis que harán las autoridades en los próximos 120 días para verificar si cumplen con los requisitos legales.

El oficialista Movimiento al Socialismo (MAS) usó su mayoría en el Parlamento para acelerar la votación y el procedimiento de aprobación de la norma en el plenario.

Morales firmó el pasado jueves el decreto por motivos humanitarios y para aliviar el problema del hacinamiento en los penales, donde actualmente hay 13.840 internos, casi 3.000 más que hace un año.

Presos de varias cárceles del país protagonizaron en los últimos días motines y protestas como enterrándose hasta el cuello, cosiéndose los labios con alambre y subiendo a los tejados de los penales para reclamar el indulto y el pago de la pensión diaria que los reos reciben para comer.