(Reuters)
(Reuters)

El Papa impartió hoy la tradicional bendición "Urbi et Orbi" (a la ciudad y al mundo) desde el balcón que da a la , en el .

El pontífice leyó ante decenas de miles de personas su mensaje de Navidad, en el que de nuevo reclamó el cese de la violencia en .

Benedicto XVI pidió el fin de "un conflicto que no respeta ni siquiera a los enfermos y cosecha víctimas inocentes" y realizó "un llamamiento para que cese el derramamiento de sangre, se faciliten las ayudas a los prófugos y desplazados, y se alcance una solución política al conflicto a través del diálogo".

Además, volvió a reclamar una solución para el conflicto entre israelíes y palestinos, como ya hiciera durante .

El pontífice también se refirió a los países de la , "especialmente al amado país de Egipto", e instó a "los ciudadanos a trabajar juntos para construir sociedades fundadas en la justicia y el respeto a la libertad y dignidad de la persona".

La máxima autoridad de la Iglesia católica tuvo también palabras para países como Mali, Nigeria, la República Democrática del Congo y Kenia, y llamó a Jesús a ayudar a gobernantes de América Latina "en su compromiso con el desarrollo y la lucha contra el crimen".

Benedicto XVI dedicó parte de su mensaje a , donde los católicos se encuentran divididos entre la iglesia administrada por el gobierno y la clandestina, que es leal al Vaticano.

"Que el Rey de la Paz dirija su mirada a los nuevos líderes de la República Popular China en el alto cometido que les espera", dijo el papa. "Espero que, al cumplir esa tarea, consideren la contribución de las religiones, en el respeto a todas ellas, para que ayuden a construir una sociedad fraternal en beneficio de ese noble pueblo y de todo el mundo".

El papa felicitó también la Navidad a los católicos en 65 idiomas. "¡Feliz Navidad! Que la paz de Cristo reine en vuestros corazones, en las familias y en todos los pueblos", dijo en español.