Breivik durante una audiencia en la corte de Oslo. (AP)
Breivik durante una audiencia en la corte de Oslo. (AP)

La Fiscalía noruega acusó hoy al de terrorismo y asesinato premeditado, en relación a los ataques registrados el año pasado y que provocaron la .

"El acusado ha cometido ofensas extremadamente serias en una escala que jamás se ha registrado en nuestro país en tiempos modernos", señala el documento.

La acusación ratifica que Breivik detonó una bomba en un distrito gubernamental de Oslo que causó la muerte a ocho personas. Después disparó y mató a otras 69 en un campamento de verano del Partido Laborista en la isla de Utoya, cerca de la capital de Noruega.

Ambos hechos fueron considerados como actos de terrorismo, porque con ellos pretendía instalar el miedo en la población y perturbar los sistemas fundamentales para la sociedad, según declararon a la prensa los fiscales Inga Bejer Engh y Svein Holden.

Sin embargo, la Fiscalía mantendrá el derecho a pedir 21 años de cárcel o prisión preventiva durante un juicio, que comenzaría el 16 de abril. Bajo condiciones de prisión preventiva, un acusado puede permanecer encarcelado indefinidamente si existe un alto riesgo de que reincida en crímenes violentos.