Redacción PERÚ21

redaccionp21@peru21.pe

Las campanas fueron tañidas este viernes mientras la ciudad de Nueva York guardaba un minuto de silencio para recordar el momento en que un primer avión secuestrado se estrelló contra la torre norte del World Trade Center hace 14 años.

Las familias de las víctimas de los ataques al World Trade Center, también conocido como 11-S, comenzaron a leer los nombres de las víctimas en la llamada Zona Cero, tanto de los ataques de 1993 y de 2001.

El presidente Barack Obama y la primera dama Michelle Obama salieron de la Casa Blanca a las 8:46 am. para el minuto de silencio por el 11-S. Está previsto que el mandatario visite posteriormente Fort Meade (Maryland) en reconocimiento por el trabajo del Ejército para proteger al país.

Se estima que 20,000 personas acudieron en 2014 a la plaza monumental de la Zona Cero en la tarde del 11 de septiembre, el primer año en que se permitió al público visitar el lugar en el aniversario.

La plaza se abrió 3 horas antes tras la ceremonia del 14 aniversario del 11-S. Las familias de las víctimas se reunieron en lo que se convirtió en una tradición de tañido de campanas, conmovedores momentos de silencio y lectura de los nombres de las casi 3,000 personas que murieron en los atentados terroristas.

En Nueva York, la ceremonia se llevaba a cabo en el National September 11 Memorial Plaza, inaugurado en 2011 en el lugar donde se levantaban las Torres Gemelas del WTC, con la presencia del alcalde Bill de Blasio, sus predecesores Rudolph Giuliani y Michael Bloomberg y el jefe de la policía Bill Bratton.

Casi una década y media después de que aviones secuestrados impactaran contra las torres gemelas del World Trade Center, el Pentágono y un campo cerca de Shanksville (Pennsylvania) el aniversario sigue recordándose con actos en todo el país.

El Monumento Nacional del Vuelo 93, cerca de Shanksville, ya inauguró su centro de visitantes. En el Pentágono, el secretario de Defensa, Ash Carter, y otros altos cargos se unirán a los actos en memoria de los empleados del Pentágono y parientes de las víctimas.