Una fiesta total. El campeonato de la selección de tras el desenlace del se celebra a lo grande en todo el territorio galo.

En París se concentran los merecidos festejos de los franceses por la consagración de 'Les Bleus' en , tras el triunfo (4-2) del equipo comandado por Didier Deschamps sobre en Moscú.

Las conquistas de Griezmann (38'), Pogba (59') Mbappé (65') y un autogol de Mandzukic (18') decretaron el triunfo de Francia en la final del certamen y desencadenaron la algarabía de sus compatriotas.

De esta manera, los franceses se impusieron con el título de la competición y registraron su segunda estrella como campeón del mundo.