Un conmovedor hecho sacudió a la población de . Tres fieles perros se resistieron a abandonar el cadáver de su dueño, un indigente que había fallecido en plena vía pública al tropezarse y golpearse la cabeza.

Cuando la Policía intentó levantar el cuerpo del fallecido, los canes se negaban a separarse de él. Los efectivos tuvieron que apartar a los canes a la fuerza.

Por si fuera poco, cuando el hombre fue trasladado en una camioneta policial, los perros quisieron subirse al vehículo y corrieron detrás de él, incluso llorando.