Jorge Avendaño, abogado principal de la Pontificia Universidad Católica del Perú (), adelantó que la posición de la casa de estudios, de no acatar el pedido del Vaticano para adecuar sus estatutos, se mantendrá firme pese al riesgo de que les quiten los nombres de Pontificia y Católica, otorgados por la Santa Sede.

Avendaño incluso bromeó al respecto. "Así como fastidian por ahí, la universidad siempre se va a llamar PUCP, porque va a ser la Primera Universidad 'Caviar' del Perú", dijo, tras señalar que en todo caso les podrían quitar el nombre de Pontificia, pero no la palabra Católica, que es más genérica y que, por lo tanto, podrían conservarla.

En ese sentido, el jurista adelantó que la decisión de la Asamblea Universitaria de la PUCP de mañana será la de no acceder a la petición del Vaticano y que eso no tiene por qué cambiar la esencia de la institución. Además, aseguró que pese a los problemas con la iglesia, el número de alumnos no ha disminuido en absoluto y, por el contrario, sigue en aumento cada año.

Precisó también que la universidad no perdería los bienes que posee ni los terrenos donados por José de la Riva-Agüero, pues en su testamento el albacea consideró la posibilidad de que la institución cambiara de nombre. Dijo que previendo lo que podría pasar en el futuro, especificó que los bienes no cambiarían de dueño porque la donación no estaba condicionada a nada.

CIPRIANI QUIERE INTERVENIRAsimismo, reiteró que el cardenal tiene la intención de intervenir la PUCP. "No dudo que sea una persona de recta intención pero evidentemente quiere intervenir la Católica y que el Arzobispado se haga cargo de la administración. Yo no lo acuso de que quiera aprovecharse directamente de los bienes, pero hay esa intención", sentenció.