El examen mental realizado a , asesino confeso de , revela que el joven de 20 años "tiene una mente sin patologías, que se muestra cínico y es insensible respecto a la vida humana e indiferente al dolor ajeno".

Según los peritos de Psicología Forense, los cambios repentinos de ánimo del muchacho lograron que creara una relación conflictiva con Ruth Thalía, romance que se caracterizó por su dependencia emocional, desconfianza y confabulación, con la finalidad de obtener ganancias secundarias.

Su móvil para cometer el crimen fue la ambición económica. "Miente, no tiene escrúpulos y encubre su accionar delictivo minimizándolo y calificando su participación (en el homicidio) como indirecta", señala el análisis de los especialistas.

El informe concluye que Romero Leiva es temperamental, vehemente y tiende a cambios bruscos emocionales que se ven exacerbados por el consumo del alcohol.