A través de su abogado, Álex Tapia y Rubén Dulanto, los médicos de EsSalud que son procesados por a en el hospital Alberto Sabogal del Callao, se defendieron de dicha acusación.

Durante una conferencia de prensa, a la que no asistieron Tapia ni Dulanto, el letrado Carlos Álvarez indicó que en la autorización que firmó la familia del anciano para la operación no se indicaba qué pierna debía ser amputada.

"En el consentimiento informado no se señalaba qué pierna había que amputar. Llega el paciente al quirófano, los médicos evalúan esto y deciden hacerle una prueba de agujas para ver cuál era la más comprometida y proceder a amputarla. La familia firmó un consentimiento en el que el sistema, no los médicos, obvió qué pierna había que amputar", aseguró.

Por su parte, el médico Piero Luis Mora defendió el accionar de sus colegas y manifestó que es imposible que existiera una "pierna sana", pues en un paciente diabético ambas extremidades se ven afectadas.

"Jamás he visto que exista un paciente diabético senil que tenga un pie con arterias buenas y el otro con arterias malas, eso no es posible (…) la diabetes es una enfermedad sistémica, que cuando ataca los diferentes órganos ataca todo. Entonces, no podemos vender la idea de una pierna sana y una enferma, en medicina no es posible", aseveró.

Álvarez justificó la ausencia de sus defendidos a la última lectura de sentencia por motivos de salud, pero garantizó que se presentarán cuando sean debidamente notificados.