Luego de ser acusados de una supuesta negligencia médica hace dos años, los traumatólogos Álex Tapia y Rubén Dulanto del hospital del Callao rompieron su silencio y negaron que hayan cometido un error al , quien padecía de una úlcera irremediable.

A pocos días de la lectura de su sentencia, los galenos consideran que deben ser absueltos de los cargos que se les imputan, ya que la intervención que le practicaron al anciano de 89 años terminó salvándole la vida.

En enero de 2010, Carmen Villanueva denunció que su padre ingresó al mencionado nosocomio de Essalud para someterse a una amputación supracondilea a la pierna derecha, pero acabaron cortándole la izquierda, por lo que al final tuvo que perder ambas extremidades.

Según explicó Rubén Dulanto, la historia clínica del paciente no consignaba el paso de este por el área de traumatología ni qué pierna debía de ser seccionada, por lo que él y su colega evaluaron la situación y decidieron intervenir primero el miembro inferior izquierdo, considerando además que el cirujano cardiovascular indicaba que el daño era mayor en dicha área.

"En ningún momento dijimos que no se tenía que amputar la derecha, dijimos que ambas", afirmó el galeno a Reporte Semanal, añadiendo además que la familia de Jorge Villanueva les había autorizado a "realizar lo mejor posible para el paciente", lo que en este caso fue una "amputación bilateral".

En unas imágenes de archivo difundidas por el programa, el paciente indica que le dijo a los médicos cuál pierna tenían que amputarle, pero esto fue negado por Dulanto, quien afirmó que el anciano estaba inconsciente al momento de ingresar al quirófano debido a los fuertes medicamentos que tomaba.

"Yo pienso que hemos tomado la decisión adecuada. Acertamos en hacer las cosas bien, es por eso que hasta ahora está vivo el señor", resaltó el galeno y dijo que cuando desearon comunicarle a los familiares de Villanueva Morales del procedimiento al que iba a ser sometido, ninguno de ellos se encontraba en los exteriores de la sala de operaciones.

En esa misma línea se manifestó Álex Tapia, quien lamentó que la denuncia en su contra por mala praxis de parte de Carmen Villanueva haya afectado la vida profesional y familiar de él y de su colega.

"Nosotros le salvamos la vida a su padre y es algo que ellos no reconocen. Ellos no estuvieron presentes al momento del acto quirúrgico y, sin embargo, nos juzgan", señaló dirigiéndose a la hija del paciente.