Con bombas lacrimógenas, efectivos de la Policía Nacional dispersaron a cerca de 400 ronderos y pobladores de la comunidad San Juan Bautista de Cañaris, quienes intentaron entrar armados con piedras y palos en el campamento de la minera Candente Copper, en .

Según informó RPPTV, los manifestantes, que se oponen a las actividades de la empresa, anunciaron que pernoctarán en la zona hasta que la compañía retire su personal y las maquinarias del lugar.

Asimismo, respaldados por comuneros de la zona de Cajamarca, indicaron que continuarán bloqueando todas las vías de ingreso a Cañaris hasta que el Gobierno asegure el retiro de la mencionada empresa minera, y que no participarán en ningún diálogo.

Fue el propio alcalde de la localidad, Cristóbal Barrios, quien adelantó que los comuneros de la minera, como parte de las actividades de protesta que acatan desde ayer.

"Es la única alternativa que tenemos para hacer sentir nuestra voz de protesta", dijo.