En minutos, la confusión y desesperación se apoderó, la mañana de ayer, de . A los hospitales de dicha ciudad llegaron más de 620 niños, de 13 colegios, con cuadros de intoxicación producidos por el consumo de desayunos que proporciona el programa

Las unidades de los bomberos, del serenazgo, de la Policía, del Ministerio de Salud, entre otros, iban y venían. Los padres llegaron a las puertas de estos establecimientos para preguntar por el estado de salud de sus hijos.

La ministra de Desarrollo e Inclusión Social, Liliana La Rosa Huertas, reconoció que los –de 6 a 12 años– presentaron náuseas y malestar tras ingerir el desayuno de Qali Warma –programa social a cargo de dicho sector–, en especial la compota de frutas, que habría desencadenado la emergencia.

“No vamos a tolerar ningún mal uso de los alimentos, ninguna acción negligente que ponga en riesgo la salud de nuestros niños. Todos los procesos que correspondan, administrativos y penales, se van a hacer. No nos va a temblar la mano para que las sanciones caigan sobre los responsables”, manifestó.

Por su parte, Mario Ríos, director del programa Qali Warma, indicó que se dispuso la inmediata inmovilización de estos productos que pertenecen al lote distribuido por la empresa Man & Liu, hasta determinar las causas de esta intoxicación masiva.

“Vamos a saber qué pasó en el camino. Tal vez hubo una mala manipulación. Nosotros tenemos dos niveles de supervisión, uno en la planta de producción y otro en los comités de cada colegio”, indicó. Acotó que este producto había sido distribuido en 180 instituciones educativas.

Ante esta situación, la Unidad de Gestión Educativa N°8 (UGEL 8 de Cañete) decidió suspender el consumo de los desayunos procedentes de Qali Warma. Además, la Fiscalía y la Dirección General de Salud Ambiental tomaron muestras de los alimentos.

Al cierre de esta edición, la gran mayoría de los pequeños que resultaron afectados ya habían sido dados de alta. Unos pocos seguían en observación.

TAGS RELACIONADOS