Un operativo de la Policía Nacional permitió clausurar una cochera que servía como prostíbulo en el jirón Zepita del Cercado de Lima. En el lugar se encontró a varios parroquianos junto a meretrices dentro de sus vehículos.

Además, se intervino varios otros hostales en donde se ejercía la prostitución, en los jirones Dávalos, Washington y Quilca. Muchos de ellos no contaban con las condiciones sanitarias debidas.

En total, 22 homosexuales fueron detenidos, pese a que se mostraron agresivos con los efectivos y con la prensa.