Han pasado 11 meses desde que la investigación por la de la que fue víctima durante la campaña electoral a la alcaldía de Lima pasó a la Fiscalía y todavía no hay responsables claros del delito. Sin embargo, el informe final de la Dirección General de Inteligencia del ha comenzado a dar luz sobre la red detrás del 'chuponeo' y sus principales implicados.

Según la denominada 'Operación Lorito', investigación a la que tuvo acceso el noticiero Primera Noticia, el organigrama de la red que se encargó de interceptar y difundir los conocidos 'potoaudios' estaría encabezado por Rodolfo Orellana Rengifo y su hermana Ludid y habría tenido como centro de operaciones un inmueble ubicado en el Óvalo Quiñones, en San Borja.

Asimismo, el testimonio de una fuente a la cual accedió un oficial de la Policía da cuenta de que las órdenes de interceptar conversaciones telefónicas las habría dado Benedicto Jiménez, el exagente de la Dincote y excandidato a la alcaldía de Lima por el Apra.

REVELADOR TESTIMONIO"(Interceptamos conversaciones) por órdenes del 'Chato' y de Benedicto. Primero Benedicto llama al 'Chato' y luego él nos llama a nosotros". Esa fue la versión que le dio una fuente de la red de 'chuponeo' a la Policía. El 'Chato' al cual hace referencia es Rodolfo Orellana, quien dirige su propio estudio de abogados.

Luego de acceder a la información, se intentó obtener las versiones del letrado y del expolicía vinculado al Apra y a la revista Juez Justo. Orellana no devolvió las llamadas y Jiménez no pudo declarar porque se está recuperando de una operación.

De otro lado, desde que la investigación pasó a la Fiscalía, ninguna de las víctimas del mencionado 'chuponeo', entiéndase, Lourdes Flores ni Xavier Barrón, fueron citadas para dar sus declaraciones.