La aprobó por 10 votos a favor y cuatro en contra no investigar el polémico y desactivado –proyecto impulsado por el presidente del Congreso, , hasta que la sobre el tema.

Luego, a solicitud del fujimorista Juan José Díaz Dios, se planteó que se invite a los miembros de la Mesa Directiva a fin de que esclarezcan todo lo relacionado con este tema. Al término de la sesión, el congresista se enfrascó en un intercambio de palabras con su colega , quien votó en contra de esta propuesta.

Visiblemente ofuscado, Beingolea exigió una explicación al decir que todos los casos de corrupción estaban "quedando en nada" y que ello contribuye a seguir deteriorando imagen del Parlamento.

"La Comisión de Fiscalización era el último reducto en el cual nosotros pensábamos que podíamos tener una explicación después de la vergonzosa decisión que se tomó ayer en el Pleno", señaló.

"Lo único que pedimos es una explicación y ni siquiera para nosotros, porque el presidente Abugattás tuvo la gentileza de visitarnos, a mí en particular, y de darnos explicaciones que, como he dicho ante la prensa, en algunos casos hasta satisfactorias podían ser", añadió.

Asimismo, calificó como una "cobardía" que se haya invitado a los funcionarios del fenecido programa a fin de que respondan por ello, en vez de los miembros de la Mesa Directiva, responsables de su creación y aprobación.

"El tema de hacerlo a través de los trabajadores es una cobardía. Tenían que venir aquí los políticos. Es muy fácil lavarse la cara, ayer salvarse en el Pleno y ahora traer a los trabajadores. Eso está mal", dijo, al señalar que estos fueron blindados por una "mayoría vergonzosa" de los nacionalistas.

Por su parte, García Belaunde explicó que existen antecedentes en el reglamento del Congreso que señalan que los legisladores, al "no tener mandato imperativo", no pueden ser citados por la Comisión de Fiscalización. "Lo que se puede hacer es acusarlos o en la Comisión de Ética o en la de Acusaciones Constitucionales para ver cualquier tipo de inconducta que pueda haber", agregó.

Más calmado, Beingolea se acercó hasta 'Vitocho' y saludó su opinión. Lo anecdótico fue que, al final, ambos se dieron un abrazo y Beingolea reiteró que, cuando acusó a la "mayoría vergonzosa" que blindó a la Mesa Directiva, no se refería al legislador.