Aún no se determina qué le ocurrió al estudiante. (Difusión)
Aún no se determina qué le ocurrió al estudiante. (Difusión)

La defensa del fallecido estudiante presentó una nueva arma legal para demostrar que en la muerte del joven universitario participaron terceras personas. Se trata de una investigación científica hecha por un físico matemático, la cual será entregada este lunes a la Fiscalía que investiga el caso.

El estudio fue realizado por Melchor Siesquén Sandoval, catedrático de la , y demostraría que los daños encontrados en el cadáver de Ciro en el lugar donde fue descubierto no corresponden a una caída de 1,000 metros, tal como se indicó.

Según las estimaciones de Siesquén, la velocidad de la caída del cuerpo del joven fue de 504 km por hora. Sin embargo, afirma que, si realmente el muchacho hubiera caído con esa rapidez, el impacto contra las rocas habría sido tal que sus huesos debieron aparecer completamente destrozados y no solo con algunas fracturas, como sucedió.

Además, el científico explica que, cuando un cuerpo se desbarranca, la velocidad de la caída aumenta conforme se precipita y el cuerpo queda con los brazos y los pies abiertos, y no en la posición en la que fue encontrado Ciro (con la cabeza y el cuerpo encogidos).

Juan de Dios Medina, abogado de los Castillo Rojo, señaló que el análisis probaría la teoría de que el joven no murió al desbarrancarse, sino que terceras personas lo habrían matado y habrían colocado su cuerpo en la zona donde fue el 21 de octubre del 2011.

REINICIAN EL PROCESODe otro lado, se informó que, desde este lunes, la fiscal retomará las investigaciones del caso. Se supo que realizaría más diligencias de las que ya fueron programadas.

DATO

- El abogado de la familia Castillo Rojo sostuvo que los mechones de cabello encontrados en el polo, la casaca y la polera de Ciro serían de la tercera persona que participó en el crimen.