(USI)
(USI)

La delincuencia en el norte tiene ahora en la mira a los alcaldes. Solo en esta región son 10 las autoridades ediles que han recibido amenazas de muerte, ya sea de presuntos sicarios contratados por sus rivales políticos o de extorsionadores que exigen el pago de cupos a cambio de proporcionarles protección no solicitada.

En Trujillo, el alcalde de Víctor Larco, Carlos Vásquez, denunció que es intimidado a través de llamadas telefónicas y de mensajes a su celular. Refirió que, desde hace cuatro días, sujetos le advierten que van a atentar contra él, pero no le piden dinero. En esta misma provincia, Paúl Rodríguez, la primera autoridad de El Porvenir, también aseguró que es víctima de los extorsionadores.

"La primera vez me dijeron que debía colaborar porque había ganado la alcaldía y, ahora, que debo pagar un cupo porque la comuna recibirá dinero del canon", señaló.

Igualmente, han sido intimidados los burgomaestres distritales de Casa Grande (Ascope), Alejandro Navarro; de Chepén, Wilfredo Quesquén; de Pacanga (Chepén), Santos Cerna; de Guadalupe (Pacasmayo), Lourdes Plasencia, y de Sinsicap (Gran Chimú), Manuel Vega. También el alcalde de la provincia de Santiago de Chuco, Juan Gabriel Alipio, y los burgomaestres de Quiruvilca y Cachicadán (en la misma provincia), Walter Díaz y Pedro Cenas, respectivamente.

DATOS

- Ante la ola delictiva, los burgomaestres de La Esperanza y de Santiago de Chuco convocaron a una reunión para exigir una mayor protección policial.