Especialista señala que el tratamiento con insulina controla el avance de la patología y previene las complicaciones en los pacientes indicados.
Especialista señala que el tratamiento con insulina controla el avance de la patología y previene las complicaciones en los pacientes indicados.

Este año se cumplen 100 años del descubrimiento de la y, pese a que la (OMS) la incluyó en la lista de medicamentos desde 1977, todavía existe una importante brecha de acceso, sobre todo en países de ingresos medios y bajos.

La es una enfermedad crónica y progresiva, que ha triplicado su número de casos en Latinoamérica en las últimas cuatro décadas y se proyecta un incremento de 50% en los próximos 5 años. Se estima que la mitad de los casos diagnosticados y tratados no están controlados, por lo que el costo de la atención de quienes padecen esta patología es entre dos a tres veces mayor que en las personas que no tienen diabetes.

El tratamiento con insulina controla el avance de la patología y previene las complicaciones en los pacientes indicados, no obstante, la Organización Panamericana de la Salud (OPS), señala que solo el 50% de pacientes con diabetes tipo 2 que la requiere, logra contar con esta medicación.

La Dra. Liliana Silva, gerente médico de diabetes y enfermedades cardiovasculares de Sanofi, sostiene que en los casos de diabetes tipo 2, el protocolo dicta que se opte por el tratamiento con insulina, si no se logra controlar la enfermedad con antidiabéticos orales, o en caso de que el médico lo determine.

La especialista explica que, en la región, los pacientes rechazan la terapia por desconocimiento o por creencias equivocadas, como que su uso es exclusivo para diabetes tipo 1, que solo se utiliza en la etapa final de la enfermedad o por considerarla dolorosa.

“La demora en la elección de la terapia con insulina puede conllevar complicaciones, como ceguera, insuficiencia renal, trastornos que llevan a amputaciones de miembros inferiores, aparición de enfermedades cardiovasculares, entre otros”, remarca.

En ese marco, considera que es importante facilitar el acceso a este tratamiento, pues aporta en la mejora de la calidad de vida de los pacientes y en una mayor eficiencia para los sistemas de salud de Latinoamérica.

La Dra. Silva afirma que existen otras iniciativas que aportan al control y reducción de complicaciones, como la vacunación. “Otra manera de ayudar a los pacientes con diabetes tipo 2 es vacunándolos anualmente contra la influenza. Además, es recomendable utilizar la vacuna tetravalente, ya que brinda protección contra cuatro tipos de virus. De esta manera, se reduce el riesgo de desarrollar complicaciones cardiovasculares asociadas con la infección”, sostuvo.

Sabía que

La especialista explica que, desde su descubrimiento hasta la actualidad, la terapia con insulina ha mejorado la calidad de vida de las personas con diabetes, en primer lugar, porque el desarrollo de dispositivos de aplicación en forma de lapicero permite la autoadministración del fármaco de forma cómoda, segura e indolora; además, los tratamientos innovadores de insulina combinada con otros agentes inyectables en una sola presentación ayudan a alcanzar el control de glucosa en muchos pacientes con diabetes tipo 2.

“Sin embargo, también es responsabilidad de las personas mejorar sus hábitos alimenticios y costumbres para prevenir la aparición de este padecimiento y sus complicaciones”, finaliza.

VIDEO RECOMENDADO

¿Por qué Castillo se viste como Maduro y Morales?
El Perú tiene más de mil trajes típicos pero el Presidente Pedro Castillo prefiere usar un traje venezolano.