VÍA CORRECTA. Peláez desechó la tesis de la existencia de una red. (Rafael Cornejo)
VÍA CORRECTA. Peláez desechó la tesis de la existencia de una red. (Rafael Cornejo)

Mientras el fiscal adjunto William Montes Malpartida ha sido y es investigado por su cuestionable e irregular accionar en la investigación al periodista Rudy Palma, la Fiscalía de la Nación ordenó derivar el expediente de este caso de la Primera Fiscalía de Crimen Organizado a una fiscalía común.

SIN SUSTENTOEl documento, firmado por el titular del Ministerio Público, , señala que "las razones de especial complejidad que inicialmente motivaron se encargue el trámite de la investigación a las Fiscalías Especializadas contra la Criminalidad Organizada, a la fecha, se han desvanecido".

Es decir, Peláez determina con su resolución que la denuncia del cuestionable fiscal Montes Malpartida –quien señaló en su escrito que Palma era parte de una red de crimen organizado dedicada a hackear los correos electrónicos de funcionarios públicos– no tiene sustento alguno.

En su resolución, Peláez cita el informe del coordinador de las Fiscalías de Crimen Organizado, Víctor Túllume, quien afirmó que "de las diligencias y elementos de convicción actuados hasta la fecha… no se aprecian indicios o evidencias de la existencia de una organización criminal ni que los hechos investigados revistan especial complejidad".

Por ello, y siendo que la investigación al reportero ya se encuentra en etapa judicial, el fiscal de la Nación dispuso además que se informe de esta decisión a la Corte Superior de Lima, a la Junta de Fiscales de Lima y a la Fiscalía Superior Coordinadora de Crimen Organizado.

A nivel fiscal el caso lo verá la 50° Fiscalía Provincial Penal.

Palma fue acusado por el fiscal adjunto Montes Malpartida de haber 'hackeado' los correos electrónicos de varios funcionarios del Estado.

DATOS

- Rudy Palma sostuvo en todos los interrogatorios que actuó solo y dijo que, por la poca seguridad en los portales del Estado, pudo ingresar a los correos.

- El fiscal William Montes pidió interceptar 21 celulares, entre ellos el del congresista Luis Galarreta.