(Emol.com)
(Emol.com)

Ante los rumores de que habría fugado a nuestro país, las autoridades peruanas buscan al chileno Ramón Castillo Gaete, líder de una secta que funcionaba en la región de y que es acusado de quemar vivo a un bebé de dos días de nacido, pues se pensaba que el pequeño era un 'anticristo'.

El ministro del Interior, , afirmó esta mañana desde el Campo de Marte que "Inteligencia de la Policía está trabajando para ubicarlo" y que hasta ahora no existe un registro del ingreso legal a nuestro país de Castillo Gaete, de 35 años y quien se hacía llamar "Antares de la Luz". "Si está aquí lo capturaremos", agregó.

Por otra parte, las autoridades chilenas capturaron ayer a tres mujeres –entre ellas Natalia Guerra de 25 años y madre del lactante– y a un hombre, presuntos integrantes de la secta liderada por Castillo Gaete y que habrían participado en el macabro ritual, realizado el pasado 23 de noviembre en la zona de ).

El subprefecto de la Policía de Investigaciones de Chile, Miguel Ampuero, relató que los detenidos pensaban que, quemando al bebé "salvarían a la humanidad" de una gran catástrofe que ocurriría el último 21 de diciembre, fecha señalada por varios grupos apocalípticos como el día del fin del mundo.

Según las autoridades del vecino país, los participantes del "ritual de sanación" actuaron bajo los efectos alucinógenos del ayahuasca y la influencia de Castillo Gaete, quien los instigó a oficiar el sacrificio humano.

Castillo Gaete se había autoproclamado "Dios" y lideraba desde el 2009 esta secta de aproximadamente doce miembros, la mayoría profesionales con alto poder adquisitivo que le hacían millonarias donaciones.

"Antares de la Luz" tiene orden de arresto internacional y habría fugado a Perú el pasado 19 de febrero con otras cuatro personas con el supuesto fin de comprar droga para la secta.

Trascendió que Castillo Gaete es el padre biológico del menor asesinado, pues tenía "supremacía sexual" sobre las cinco mujeres de la agrupación.

Natalia Guerra dijo en su declaración policial que "toda la comunidad sabía que mi hijo tenía que ser asesinado después de nacer y que había que obedecer a Antares de la luz (Castillo Gaete), porque él era Dios".