Aún evalúan daños del derrame. (Internet)
Aún evalúan daños del derrame. (Internet)

Siete niños y tres adultos del poblado de Santa Rosa, en el distrito de Cajacay, Áncash, registran altos niveles de cobre y plomo en la sangre tras la de , según un informe presentado por el Centro Nacional de Salud Ocupacional y Protección del Ambiente para la Salud (Censopas).

En el estudio participaron un total de 52 personas (18 niños y 34 adultos), quienes se vieron afectadas, el pasado 25 de julio, por la inhalación del concentrado compuesto por más de 30 minerales.

El gerente regional de Recursos Naturales de Áncash, Erick Mautino, precisó que solo se hizo una prueba toxicológica de tres sustancias: plomo, arsénico y cobre.

Aseguró que los recibieron la atención inicial indicada y ahora están a la espera del tratamiento definitivo y el seguimiento a largo plazo de toda la población.

Por su parte, Mariella Rodríguez, representante de la Defensoría del Pueblo, expresó que el día de los la respuesta de la empresa "no fue la más óptima", ya que los mismos pobladores tuvieron que ayudar para que el derrame no llegue al río Fortaleza.