¿EL ÚLTIMO PARTIDO DE GUERRERO?