Aunque la fama la ha convertido en un personaje reacio, detrás de los reflectores, es una mujer tierna. Así lo dio a conocer en el programa 'Los animales me importan', de , a quien le abrió las puertas de su casa y mostró su lado más noble. 

La conductora de ' presentó, por primera vez, a Ozzy y Aston, su engreídos de cuatro patas. Asimismo, reveló un episodio doloroso cuando salió de prisión: Fonsi, su perro más legendario, murió de pena.

"Una amiga me dijo que lo cuide porque estaba de hogar en hogar y nadie lo quería. Pasaron 15 días, luego 20 y me encariñé con ese perrito. Se sentía mi dueño. Lo llevaba al trabajo, dormía conmigo", contó. 

Fonsi vivió siete años con la polémica periodista. "Murió cuando salí de prisión. Estaba muy enfermo. Sufrí mucho", agregó. Magaly hizo un llamado al público a ser responsables con sus mascotas, tanto en su cuidado como en su adiestramiento. 

"Una mascota es una cosa seria. Hay que estar preparado y ser responsables. Al principio me resistía por eso, pero después los perritos se robaron mi corazón", manifestó al veterinario.