(AFP)
(AFP)

Después de un mes de estar internada en una clínica psiquiátrica para , la actriz ya fue dada de alta.

Según su esposo Michael Douglas, se espera que este martes pueda estar junto a sus dos hijos Carys y Dylan.

"Regresa a casa mañana. Está haciendo un gran esfuerzo por mantener el equilibrio. Estoy muy orgulloso de ella", precisó el actor a la revista People.

La actriz, de 43 años, recibió tratamiento por primera vez para el trastorno bipolar que padece en 2011, cuando ingresó en un centro psiquiátrico de Connecticut. Mientras tanto, su pareja luchaba contra un cáncer de garganta.