(AP)
(AP)

Como ya lo había manifestado en varias ocasiones, la cantante no tiene problemas con su peso y admitió que solo adelgazaría en caso de que fuera un problema para su salud o si esto afecta su vida sexual.

"Leí un comentario sobre mí en YouTube que decía: 'Piloto de pruebas de pasteles'. Creí que me molestaría pero no lo hizo. Siempre he usado una talla 14-16 (42-44) y me he sentido bien con ello. Solo perdería peso si afectara a mi salud o a mi vida sexual, algo que no sucede", revela la artista en su nuevo libro Adele: La biografía.

En cambio, la cantante confesó que lo que realmente le preocupa es su miedo al público en sus conciertos, ya que en una ocasión la llevó a que escapara por la salida de emergencia.

"Me asusta el público. Una vez en Ámsterdam estaba tan nerviosa que tuve que salir corriendo por la salida de emergencia. También he vomitado en un par de ocasiones, de hecho, una vez en Bruselas lo hice sobre alguien", señala la artista.