Ejecutivos de las empresas textiles arequipeñas Michell & Cía e Incalpaca explican cómo son los procesos por los que debe pasar la fibra del auquénido peruano. (Foto Mallkini.com.pe)
Ejecutivos de las empresas textiles arequipeñas Michell & Cía e Incalpaca explican cómo son los procesos por los que debe pasar la fibra del auquénido peruano. (Foto Mallkini.com.pe)

Dentro del sector textil, hay un importante rubro en el Perú de moda de alta gama que viene tratando de salir adelante en medio de la . Michell & Cía. e Incalpaca son dos empresas arequipeñas que lideran la producción de y que vienen sorteando este mal momento, tanto a nivel de ventas locales como internacionales.

Además de este contexto, hay un hecho que ha golpeado al sector en las últimas semanas. La organización internacional de defensa animal PETA publicó un video del fundo Mallkini, de propiedad de Michell & Cía., donde denuncian maltrato a las alpacas durante la esquila. Esto produjo que la cadena japonesa UNIQLO cortara relaciones con la empresa peruana.

Derek Michell, managing director de Michell & Cía., calificó este video como penoso, con excesos que deploran como empresa. “En este caso puntual, no se siguieron los procedimientos para la esquila en nuestro fundo. Y esta organización (PETA) lo ha editado de manera malintencionada para mostrar prácticas ejecutadas por esquiladores negligentes”.

El ejecutivo remarcó que son los primeros en rechazar un acto como el mostrado. Sin embargo, también cree que hay una mala intención de PETA y la explica: “Lo que ellos buscan es erradicar todo el consumo de fibra de alpaca en el mundo. Eso sería un desastre para el Perú, ya que hoy en día, más de 92 mil familias viven del negocio de la alpaca”.

Luis Chaves Bellido, gerente general de Incalpaca, coincidió en este punto: “Hay mucha mala intención. La posición de PETA es muy cuestionable al promover la utilización de fibras artificiales. Pero hay que ver todo el daño que le hace al mar estos residuos”.

El video llevó al Grupo Michell a activar los protocolos. “Lo importante es que apenas nos enteramos de esto, empezamos a tomar acciones”, señaló Michell. Lo primero fue cerrar el fundo Mallkini ubicado en Puno, mientras se realizaban las investigaciones.

Lo siguiente fue contratar a un ingeniero agrónomo independiente para detectar las fallas en el sistema de control, y ejecutar un plan de optimización de todas las actividades del fundo. En función de los resultados de la investigación, se adoptaron sanciones. Dos operarios de esquilas que no cumplían con los establecidos fueron separados.

Estamos reforzando e implementando una estricta capacitación sobre protocolos de esquila dentro de nuestro fundo, y la incorporación de nuestros sistemas de control a través de videos, principalmente en el área de esquila, para garantizar que todo se esté haciendo bien”, indicó Michell.

El objetivo, apuntó el gerente, es seguir trabajando para que casos como este nunca más se repitan. “Mantenemos el compromiso de buscar el bienestar animal del medio ambiente y proporcionar los mejores productos a nuestros clientes”.

UNA PRÁCTICA ANCESTRAL

En la sierra sureña del país, por encima de los 3.500 m.s.n.m., existen muchos criadores de alpaca cuya mayor fuente de ingreso es la fibra. De hecho, la crianza de alpacas es una práctica ancestral en el país, que se transmite como una tradición de familia en familia.

Los criadores tratan a sus animales como si fuesen miembros de sus familias. Primero, por el aprecio que le tienen al animal, y segundo porque es su mayor fuente de ingreso. Ellos son los primeros en preocuparse en el cuidado de los animales”, anotó Michell.

Otro punto que resaltó el empresario es que Perú ahora cuenta con las normas de buenas prácticas de esquila aprobadas por el y el Instituto Nacional de Calidad (Inacal). Asimismo, como gremio vienen trabajando para conseguir certificaciones internacionales que permitan dar más confianza a sus clientes.

Chaves, por su parte, comentó que en Incalpaca han desarrollado un proceso que se llama ‘Inca Esquila’, donde buscan mejorar las técnicas que se utilizan. “Debemos seguir insistiendo en tecnificar a los productores con procesos para cuidar a las alpacas”, dijo.

“Es nuestro deber promocionar que en el Perú se aplican buenas prácticas de manejo de animales. Lo de Michell fue una mala experiencia, pero no se puede generalizar el maltrato a las alpacas. Y se dañe el sustento de miles de familias”, mencionó Chaves.

CENTRO DE INVESTIGACIÓN

Mallkini más que un fundo es un centro de investigación donde el objetivo es la mejora de ganado, de esquilas y la mejora de manejo de vellones, puntualizó Michell. Es un espacio para trabajo científico y práctico. Y los resultados son compartidos con la comunidad de campesinos y productores de alpaca.

Precisó también que en Mallkini se produce apenas el 0,1% de la fibra de alpaca, contrario a lo que afirma PETA, que lo llamó el fundo alpaquero más grande del mundo. Aproximadamente hay 3.500 alpacas, actualmente en dicho espacio.

Michell & Cía. es una empresa que está próxima a cumplir 90 años y en este tiempo han pasado por todo tipo de crisis. “Gracias a los principios por los que nos hemos regido siempre, es que estamos hoy en día vivos, y estamos absolutamente preparados para todos los retos”.