Según la calificadora Moody’s, la morosidad de la banca empezaría a deteriorarse a partir de este mes. (Foto: GEC)
Según la calificadora Moody’s, la morosidad de la banca empezaría a deteriorarse a partir de este mes. (Foto: GEC)

Luego que el Gobierno anunciara que lanzará salvavidas para solucionar los problemas de pago de crédito de consumo que tienen las familias con las entidades financieras, José Asti, director de Asuntos Financieros de la , indicó que se debería pensar en una medida similar al programa Reactiva Perú para las personas naturales.

Recordó que para las empresas, cuando no pueden pagar, ya hay un fondo de garantía por parte del Estado.

Debe existir una garantía para la gente, pero ellos tienen un riesgo muy alto de que se ejecute ese fondo. Imagínate que el Estado avale tu tarjeta de crédito por un préstamo personal, ¿qué incentivo tiene esa persona que está desempleada y tiene problemas para pagar ese crédito?”, manifestó.

LEE: ¿Cuáles deben ser las prioridades para cerrar la brecha educativa digital en el Perú?

Por eso, Asti precisó que el Ejecutivo y el Legislativo deben llegar a un consenso para que el Estado implemente algunos mecanismos financieros especializados que se utilizan en otros países.

“Por ejemplo, el Estado debe decirle al banco te voy a dar una garantía de US$ 100 millones para que puedas darles facilidades a determinados segmentos y reprogrames sus deudas, pero necesito compartir ese riesgo porque si sigues cobrando caro, entonces voy a terminar debiéndote”, indicó.

Agregó que los bancos necesitan el respaldo del Estado, pero requieren hacer planes segmentados, porque no es lo mismo prestarle a una persona en Lima que en Loreto, debido a que la reactivación económica no es igual en todas las regiones.

En este sentido, señaló que a las personas naturales se les debe dar un plazo de garantía de 36 meses como los de Reactiva Perú. “Se tiene que hacer un programa pensando en dos o tres años”, manifestó.

Según la calificadora Moody’s, la morosidad de la banca empezaría a deteriorarse a partir de este mes, debido a que en agosto culminó el plazo del congelamiento de deudas establecido por la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP (SBS) y las personas presentarían problemas para cumplir con sus obligaciones por la caída del empleo.

La SBS mencionó que, al cierre de julio, las empresas del sistema financiero reprogramaron por un equivalente al 40% de la cartera de créditos de dichas entidades.

MIRA ESTE VIDEO:

Vuelos internacionales: ¿Cuáles serían los primeros destinos con la reapertura de las fronteras?