Sáenz de Santamaría y Báñez anunciaron la medida. (Reuters)
Sáenz de Santamaría y Báñez anunciaron la medida. (Reuters)

España recortó los pagos por despido injustificado de sus trabajadores y redujo los derechos de negociación colectiva, dando más incentivos a los empleadores mientras intenta reactivar su moribundo mercado laboral y aliviar una de las mayores .

El Gobierno de centroderecha dijo que aboliría los contratos que permiten paquetes de despido improcedente con 45 días de pago por cada año trabajado, un reclamo común visto en las cortes del país sobre casos de derechos laborales.

En lugar de esto, los empleados que despiden a su personal deberán ofrecer 33 días de salario por año trabajado, o 20 días si la empresa encara pérdidas por un periodo sostenido.

"A partir de esta reforma se generaliza la indemnización por extinción de contrato indefinido a 33 días por año trabajado en caso de despido improcedente con un máximo de 24 mensualidades", dijo el viernes en rueda de prensa la ministra de Trabajo española, .

La medida disminuyó el pago por despido en un equivalente a dos años de salarios y permitirá a los empleadores pasar por alto los acuerdos de sueldo negociados en el país en periodos de crisis. Aquellos acuerdos de negociación colectiva a menudo están vinculados a los índices de inflación.

La reforma laboral es considerada clave en los esfuerzos de España por persuadir a los mercados de que puede recortar su déficit presupuestario e impulsar la competitividad de su frágil economía. El desempleo se ubica en un 23% y la mitad de los jóvenes activos en el país se encuentra sin trabajo.

ANTES Y DESPUÉSLas medidas, tomadas unilateralmente por el Gobierno a través de un decreto luego de que no lograra aprobarse un pacto entre sindicatos y empresarios, posiblemente llevarán a paralizaciones y protestas.

"Es esta una reforma importante. Marcará un antes y un después en lo que ha sido la legislación laboral de nuestro país", dijo la vicepresidenta española, , en rueda de prensa.