Se remarcó que para sostener el crecimiento, se necesita una población educada. (Nancy Dueñas)
Se remarcó que para sostener el crecimiento, se necesita una población educada. (Nancy Dueñas)

Alicce CabanillasEnviada especial a Paracas

Tras 51 años, la Conferencia Anual de Ejecutivos (CADE) , en Pisco, lugar que acogió este evento por primera vez en 1962. La propuesta hacia el auditorio de 1,200 ejecutivos fue bien clara ayer: les toca a los empresarios jóvenes tomar las riendas del país, aseguró el presidente del Comité Organizador de 2013, Ricardo Briceño.

"La mayor falencia de la sociedad peruana es su falta de institucionalidad y para forjarla se requiere visión de futuro, y esa la tienen los jóvenes de hoy", aseveró en su discurso de inauguración.

Pero para que esta nueva generación no repita los errores del pasado, la Conferencia logró en esta edición que uno de los líderes empresariales más esquivos de las apariciones públicas, Carlos Rodríguez Pastor, de Intercorp, se animará a dar una exposición inspiradora.

"El nuevo Perú que quiero ayudar a construir debe lograr su desarrollo enfocándose en su mercado", refirió Rodríguez Pastor, quien también apuesta por los jóvenes pues asegura que "tienen confianza y están abiertos al cambio". Refirió que actualmente el 56% de la población peruana es menor de 30 años.

MUCHO POR HACERNo todo es optimismo para este empresario pues recordó que si bien nuestro país es uno de los que más ha crecido en la región, lo avanzado en los últimos 20 años es solo la recuperación de lo perdido en las décadas de los 70 y 80. Indicó que el reto mayor de la nación es la educación.

También consideró que otros de los problemas del país son las instituciones débiles y la creciente inseguridad ciudadana. "Por eso es fundamental un cambio de mentalidad y un mejor trabajo público privado para la solución de los problemas", señaló.

Afirmó que "para sostener un crecimiento económico, se necesita una población educada, con criterio, principios y valores sólidos".

Rodríguez Pastor destacó la participación del sector privado en la economía, y estimó que representa más del 80% de la inversión.

Manifestó que una de las bases para el éxito de las empresas es su público interno.

En ese sentido, destacó la necesidad de motivar a los colaboradores y dedicar buena parte del tiempo a la selección del personal.

Del mismo modo, resaltó la innovación de las empresas. "Las compañías que no innovan están destinadas a ser empresas promedio en el tiempo", refirió.

MÁS DE 50 AÑOSPreviamente a la participación del líder de Intercorp, cuatro ejecutivos de grupos corporativos resumieron el papel de la Conferencia Anual de Ejecutivos en la historia económica del país. El empresario Carlos Raffo Dasso dijo que en el primero de estos eventos, realizado en 1962 en Paracas, se trató de convencer a las autoridades de que si no se ampliaba el mercado, las empresas locales no podrían ser competitivas.

En tanto, Óscar Espinosa, de Ferreycorp, comentó que durante los años 70, tras el fracaso de la reforma agraria, el Perú se vacunó de la forma más dolorosa posible de proyectos socialistas.

Finalmente, Gonzalo Aguirre, de IPAE, recordó que justamente en la primera CADE se planteó la creación del Senati y un año después, de ESAN. "Se buscaban no solo nuevos mecanismos de hacer empresa sino también de forjar el desarrollo nacional", anotó.

SABÍA QUE

- La receta de IntercorpCarlos Rodríguez Pastor comentó que el éxito de una empresa radica en sus valores, en su visión, en pensar primero en el trabajador, en innovar siempre y en la ejecución.

- Nuevo mercadoAl menos cuatro millones de peruanos se han incorporado a la nueva clase media peruana en los últimos años, refiere el líder de Intercorp.