A través de su más reciente Reporte de Inflación, el (BCR) informó que sus proyecciones sobre los ingresos tributarios no son muy positivas: no auguran un crecimiento hasta el 2014.

Según el informe, el 2012 cerrará con una presión tributaria de 16% del PBI, valor que se mantendrá a lo largo de todo el 2013 y que estaría percibiendo un ligero aumento a 16,1% para el 2014.

La recaudación se vería afectada, en primer lugar, por una tendencia a la baja del impuesto a la renta, el cual representa siete puntos porcentuales de la base tributaria. El BCR proyecta que este valor (7% al cierre del 2012) descendería 6,9 puntos porcentuales por la caída de los precios de los minerales para los próximos dos años.

En total, los ingresos corrientes del Gobierno Central se mantendrían en un 21,2% del PBI, aunque estas proyecciones no toman en cuenta las variaciones que podría ocasionar la que promueve el Ejecutivo.

El Gobierno adicionales hasta el 2016 sin elevar o crear impuestos. Según el ministro de Economía y Finanzas, Luis Castilla, esto se logrará eliminando exoneraciones y endureciendo la fiscalización para combatir la evasión y elusión tributarias.