Thomas Müller no puede creer paliza que le dio su equipo a Brasil. (AFP)
Thomas Müller no puede creer paliza que le dio su equipo a Brasil. (AFP)

El delantero alemán admitió estar anonadado este martes por la (7-1) para plantarse en la final del Mundial de 2014.

"Esto no estaba previsto", dijo la estrella del Bayern Múnich después de que su equipo en el estadio Mineirao de Belo Horizonte. "Honestamente no sé qué decir", agregó.

"No me lo puedo creer. Es una locura total", agregó.

Müller urgió a su equipo a olvidar rápidamente este resultado para concentrarse en la final del domingo en el mítico Maracaná.

"Ahora tenemos que recuperarnos una vez más, tenemos que luchar para lograr esto", dijo.

Alemania buscará el domingo su cuarta Copa del Mundial antes el ganador de la semifinal que disputarán el miércoles Argentina y Holanda.