Pepe intentó justificar su alevosía a la hora de jugar. (Reuters)
Pepe intentó justificar su alevosía a la hora de jugar. (Reuters)

El defensa portugués Pepe aseguró que nunca quiso pisarle la mano a Lionel Messi, y que su falta fue involuntaria, pese a los durante la por la Copa del Rey.

"Jamás se me pasa por la cabeza hacer daño a un compañero de profesión (…) Quiero decir desde ya que ha sido un acto involuntario. Pero aun así, si Messi se siente ofendido, le pido disculpas", señaló en la página web del club merengue.

Ante la y pedidos de sanción que recibió, Pepe intentó justificar la 'alevosía' de su juego al decir que se entrega "en cuerpo y alma" cuando defiende a su equipo.