(AP/Barcelona)Más de un mes después de anunciar su fichaje, el presentó hoy oficialmente al delantero uruguayo , quien se declaró "orgulloso" de vestir la prestigiosa camiseta azulgrana y prometió no volver protagonizar un mordisco en una cancha de fútbol.

"Quiero agradecer la confianza del club, del entrenador y de la gente. Jugar en el Barza es un sueño desde chico", aseguró el futbolista, aparentemente arrepentido de su acción sobre el defensor Giorgio Chiellini en el pasado Mundial de Brasil, el 24 de junio, cuando y recibió un duro castigo por parte de la : cuatro meses de inhabilitación.

"A los aficionados les diría que no se preocupen, (mordiscos) nunca más", aseguró Suárez, pese a mostrarse esquivo en el análisis de lo ocurrido. "La sanción es la que es y hay que aceptarla. Sobre si he tomado medidas para evitarlo en el futuro, es un tema privado, pero aclaro que sí me he tratado con los profesionales adecuados. Si me pongo a pensar en todo ello no puedo dormir, y ahora duermo muy tranquilo", reveló.

Ante la insistencia de los periodistas, el uruguayo intentó justificar su demora en las disculpas a . "Esos días estaba muy deprimido y no tenía ganas de hacer nada. Pedí perdón y ahora quiero pensar en el presente. Me preocupé por si afectaría el fichaje, claro. Pero sobre todo, por lo que había hecho. Trato de borrarlo: lo pasado, pisado", indicó Suárez, quien se perderá 11 partidos oficiales (ocho de liga española y tres de la Liga de Campeones).

El suavizó el 14 de julio el , permitiéndole entrenar con sus nuevos compañeros y disputar partidos no oficiales. Pero el uruguayo no podrá volver a saltar a la cancha hasta el 24 de octubre, justo previo al primer clásico de la temporada en la liga española, contra el .

Suárez , disputando 15 minutos en un partido amistoso en que el Barza goleó 6-0 al Club León mexicano.

"Es un orgullo tenerlo entre nosotros. Es un gran fichaje", declaró el vicepresidente del Barcelona, Jordi Mestre, quien cifró en 81 millones de euros el costo del traspaso con el , y la cláusula de rescisión, en 200 millones de euros.