Ian Thorpe, Sugar Ray Leonard, Lance Armstrong y Björn Borg. Cuatro historias, un mismo final. (USI)
Ian Thorpe, Sugar Ray Leonard, Lance Armstrong y Björn Borg. Cuatro historias, un mismo final. (USI)

La misma piscina donde ahogó sus sueños de retorno con éxito tiene más integrantes. Porque, si el australiano, cinco veces campeón olímpico de natación, no alcanzó la marca para ir a las Olimpiadas de Londres, su historia no es la única.

En el mismo deporte, , ganador de nueve medallas en Olimpiadas, regresó a los 41 años y con 19 fuera de competencias, pero tampoco tuvo éxito en su misión.

En el deporte blanco, tras ocho años fuera de las canchas, el sueco , uno de los tenistas más importante en la historia, decidió volver el 23 de abril de 1991. El resultado fue decepcionante: derrota por 6-2 y 6-3 ante el español Jordi Arrese, apenas un discreto número 52 del mundo.

En boxeo, Evander Holyfield fue verdugo de , quien falsificó documentación para operarse de un ojo y volver a pelear. Otro caso es el de , campeón del mundo en cinco categorías que, al volver a pelear, puso en riesgo su vida. , con 41 años y 15 de inactividad, fue otro fiasco.

En el básquet, el gran anunció su retirada tres veces, volviendo a las pistas en dos de ellas. Lo máximo que alcanzó fueron promedios de 22.9 puntos, lejos de sus 30.1 de su carrera. En ciclismo, Lance Armstrong, ganador de siete Tours de Francia, se retiró en 2005, pero volvió en 2008, llegando a quedar en un pésimo 23° lugar.

Michael Schumacher, siete veces campeón mundial de F1, se retiró en 2006 y volvió en 2010, pero no ha podido destacar. El 'Kaiser' volvió a correr a los 41 años, pero su auto tampoco lo ha ayudado.