disputó el compromiso entre y por la vuelta de la primera fase de la . El peruano ingresó en el segundo tiempo con el objetivo de aportar en el juego ofensivo.

Sin embargo, su actuación se vio opacada luego de que recibiera la tarjeta roja a poco de que finalice el partido (90'+1) a raíz de una 'plancha' hacia un rival.

Las acciones de inmediato se paralizaron y los jugadores de Rosario Central empezaron a reclamarle al árbitro, quien instantes después mandó a las duchas a Cueva con la expulsión.

Pese a ello, el resultado no sufrió variación y Sao Paulo logró su pase a la segunda fase de la Copa Sudamericana tras vencer 1-0 al conjunto argentino.