Boca Juniors y River Plate igualaron 0-0 en el partido de ida por las semifinales de la Copa Sudamericana 2014, jugado esta noche en el estadio La Bombonera, en Buenos Aires, ante unos 50.000 espectadores.

El desquite se jugará el 27 de noviembre en el estadio Monumental, y el ganador se enfrentará en la final con el vencedor de la llave entre el colombiano Atlético Nacional de Medellín y el brasileño Sao Paulo, con ventaja parcial para los de Medellín, que se impusieron 1-0 en el duelo de ida.

El encuentro fue muy trabado en la primera parte, con un desarrollo de mayor a menor, pues el juego fue intenso y con mucho ritmo en los primeros minutos, con un lapso en el que Boca Juniors dominó a partir de ejercer una presión en todos los sectores.

River Plate resistió en ese comienzo, en el que solamente podía salir con pelotazos desde el fondo para el colombiano Teo Gutiérrez y para Giovanni Simeone, pero con poca participación para ambos, bien cubiertos por los centrales auriazules.

Boca Juniors se quedó pronto sin una de sus cartas, Juan Manuel Martínez, que se retiró lesionado en un tobillo luego de una durísima infracción de Leonel Vangioni, que sólo recibió una amonestación del árbitro Silvio Trucco.

El encuentro abundó en choques, infracciones y algunas brusquedades que Trucco no sancionó con la debida severidad, y dentro de ese contexto, fue River el que empezó a cargarse de amonestaciones.