notitle
notitle

Un autorretrato en que el personaje –en aparente tensión– observa el horizonte mientras sostiene en su mano el libro El miedo a la libertad de Erich Fromm (literalmente, una mirada al presente). Son analogías y pulsaciones que se pueden ver en la muestra Build the wall! Build the wall! que Miguel Aguirre presenta hasta el 6 de enero, en la Galería Lucía de la Puente.

En otro punto de la galería, un biombo (elemento decorativo) es también una reja (elemento de segregación), el confort y la crisis. Frente a esto, una serie de pinturas negras desdibujan la historia del caos mundial de los últimos quince años.

En esta muestra, el artista se ha convertido en un perturbador, más que un observador. Cada pieza evidencia guerra, violencia y muerte. Un apunte del presente, en el que la elección de Donald Trump, las acciones del Estado Islámico y el triunfo del Brexit son más que la coyuntura: la definición del aquí y ahora.

Ciertamente, Aguirre es un artista perturbadoramente entrañable e inclasificable.