notitle
notitle

El trabajo del artista plástico José Luis Carranza en Catedral es impactante. Las obras, elaboradas al óleo, están llenas de color, miradas intensas, celebración, como un gran festín. Es una reinterpretación de la religiosidad, pero desde la ausencia de fe y la distancia de la religión. En nombre del arte.

"Envidio, en parte, a la gente que tiene fe. Yo provengo de una formación estrictamente religiosa y es por la ceguera que se me ofrecía como bálsamo para la conciencia que terminé escapando de sus tentáculos y abrazando la pintura como nuevo credo", explica Carranza a Perú21.

Para el artista, las religiones crean gigantescas estructuras en el alma, que al ser una superstición, terminan convirtiéndose en elefantes blancos. "Es duro y festivo darse cuenta de que al final no hay nada más", expresa.

Catedral es la pequeña capilla del artista y la pintura es su único credo.La muestra individual está en sus últimos días. Va hasta el 23 de enero, de 11 a.m. a 8 p.m., en la galería Enlace Arte Contemporáneo (Av. Camino Real 1123, San Isidro). Ingreso libre.

FIN DEL MUNDOLa obra de Carranza también tiene brillos apocalípticos. Parecen las imágenes del fin del mundo. La humanidad en medio de un gran carnaval de su desaparición, hedonismo delirante.

"Es innegable que el fin de la humanidad está en el horizonte, eso me entusiasma y me da bríos descomunales. La sola idea de intuir que todo el sistema humano colapsará me llena de ideas y planes", explica el pintor.

El artista nos propone que, frente a todo esto, solo podríamos vivir el día a día con más vigor y buscando la belleza. Sí, Catedral también destaca por su belleza. Visite la muestra de Carranza, viva con intensidad.

DATOS

  • Catedral es la decimotercera exposición individual de Carranza.
  • En 2009, el pintor obtuvo el primer lugar de Pasaporte para un Artista.

Por: Mijael Palacios Yábar (mpalacios@peru21.com)

TAGS RELACIONADOS