Alexiel Vidam enseña, crea, organiza y difunde. (Mario Zapata)
Alexiel Vidam enseña, crea, organiza y difunde. (Mario Zapata)

Perfeccionista, rebelde, perseverante e hiperactiva. Amante del cine, la literatura, el anime, el kung fu, del arte, de la cultura. Dibuja, escribe, organiza, enseña, crea, estudia y duerme poco. Alexiel Vidam tiene 29 años y dicta talleres en dos universidades, impulsa proyectos relacionados con el cine, otro con la literatura y le queda tiempo para llevar una maestría en Márketing. Como ella dice, "mis viejos saben que estoy loca". Es una activista cultural a tiempo completo. Así las necesitamos: guerreras.

Uno de los proyectos culturales que Vidam emprende es el Cinemafig 2015, que es el segundo concurso de relatos sobre cine (un cuento donde conviven personajes de otras historias). A través de esta actividad, busca que podamos alterar los argumentos de alguna película que nos haya cautivado y, a partir de eso, crear nuestra propia historia. En esta ocasión, el concurso se lanza en su modalidad "crossover": que los personajes de dos o tres películas interactúen entre sí. Por ejemplo, se puede elegir combinar dos o tres filmes de la filmografía de Almodóvar, Tim Burton o Tarantino.

VISIÓN SOCIALAlexiel lucha contra el tiempo. Comienza su día a las 5 de la mañana, después de descansar unas cinco horas, o menos. Programa las redes sociales de su otro proyecto: Cinematosis, a través del cual busca difundir el cine sin distinción de géneros; organiza talleres y coopera en la difusión de la cultura del cine. Incluso, tiene su variante social, pues para diciembre está organizando el Cinematosis Navideño.

Esta actividad busca regalarles una sonrisa a los niños del I.E.I. Señor de la Misericordia, ubicado en la urbanización Previ-3, en el límite del Callao con San Martín de Porres. En esta oportunidad, realizarán un show de películas de Disney, Star Wars y superhéroes, apoyados por los grupos de Cosplay Perú y Rebel Legion Outpost Perú. Además de regalos, habrá chocolatada y donarán libros y útiles escolares a la institución educativa.

Su día continúa en el gimnasio, dictando clases, respondiendo e-mails, en reuniones, trabajando en su laptop desde donde esté o dando esta entrevista. En los proyectos que emprende es todoterreno, como muchos, desde la creación del evento en sí mismo, la producción y su difusión. Bienvenidos, así se hace cultura en el Perú.

Alexiel siempre lista, con su maletín negro, su caminar seguro en cada sonido que hacen los tacones de sus zapatos. Responde rápido nuestras preguntas, pero con voz firme, como cuando respondemos de memoria el curso que más nos gusta del colegio. Es una buena alumna, como en la primaria y parte de la secundaria.

GUERRERA CULTURALY si hay algo que ha cultivado con pasión desde temprana edad, son las artes marciales, que las practica desde los 12 años. Es cinturón negro. "Las artes marciales te dan mucha fortaleza, independencia, seguridad. Nunca me gustó ese cliché que escuché cuando yo era chica, de que las niñas no podían defenderse solas. Me gustaba defenderme sola, tenía complejo de superhéroe", nos dice Alexiel.

Y coincidentemente ahora participa en la producción y difusión de la película La venganza del Fachoy, adonde llegó gracias a unas espadas orientales que ella colecciona y con las cuales colaboró en la producción del filme. Es una comedia de artes marciales que parodia las clásicas películas serie B de este tipo. Vidam se convierte, figurativamente, en una guerrera del chifa. Es que ella es una guerrera de la cultura.

"Quiero desarrollar industrias culturales en el Perú. Mi idea es romper el esquema clásico de los eventos culturales y demostrar que el arte puede ser algo apasionante y divertido", enfatiza y añade que "hay que hacer otros formatos para educar más a la masa. Hay gente que puede haber tenido un primer acercamiento con el arte, pero alguien o algo lo desanimó. Por ejemplo, a mí no me gustan las matemáticas, pero admito que hay ciertos profesores que tienen una dinámica que me hace tomarle interés y aprender más rápido. Lo mismo con el arte, quizás a alguien le han 'pintado' que es algo de cuatro viejos de café, pero yo quiero demostrar que hay algo más allá. Uno de mis sueños es que Lima, de acá a unos años, sea una capital cultural como Buenos Aires. Sé que estamos bien lejos".

Cuando se va a dormir, piensa en sus proyectos. Se acuesta imaginándolos, en lo lejos que puede llegar y en lo mucho que hay por hacer para "salvar la tierra", como ella dice. Duerme poco, pero lucha y sueña todo el tiempo.

Por Mijail Palacios Yábar (mpalacios@peru21.com)

TAGS RELACIONADOS