(Bloomberg)
(Bloomberg)

Microsoft lanzó hoy la , una revisión de su modernizado sistema operativo que llega apenas ocho meses después de su estreno para dar un impulso a una plataforma en la que se juega gran parte del futuro del gigante informático.

La presentación tuvo lugar en el marco de la jornada inaugural de su conferencia anual para desarrolladores de software , en San Francisco (California), donde se confirmó la disponibilidad inmediata de Windows 8.1 mediante descarga a través de .

Tal y como estaba previsto, el icónico botón de inicio reaparece tras las peticiones de los usuarios y permitirá apagar el sistema en el que el escritorio tradicional recupera importancia frente a la puesta en escena más actual, en iconos, que sigue abanderando el producto.

Windows 8.1 facilita una mayor personalización visual de la pantalla de inicio, acceso a la lista de todas las aplicaciones disponibles de un solo vistazo y utilizar hasta cuatro de ellas simultáneamente.

Windows 8 debutó el pasado 26 de octubre como la gran apuesta de Microsoft para competir en el nuevo entorno de aplicaciones, pantallas táctiles y dispositivos móviles, si bien las ventas no han respondido a las expectativas en un contexto decadente del mercado de la PC.

Una realidad latente en la presentación de hoy del consejero delegado de Microsoft, , quien aseguró que el futuro de "Windows es muy, muy brillante" y dejó claro que su compañía está "atravesando una transformación" en la que resulta fundamental la velocidad de renovación de su sistema operativo.