y se están preparando para la mejor, y quizás última, oportunidad de hacerse un lugar de peso en el mercado de los smartphones, dominado por el iPhone de Apple Inc y por el software Android de Google Inc.

Si los nuevos teléfonos Lumia no atraen a los consumidores cuando sean presentados en público el miércoles próximo, podría significar el fin de Nokia y un duro golpe para los intentos de Microsoft de poner un pie en el mercado de telefonía celular, dijeron analistas e inversores.

"Hay mucho en juego", dijo el analista de Canaccord Genuity Michael Walkley. "Nokia apuesta todo en Windows, y si no tiene éxito el próximo paso podría ser tener que hacer lo mejor para los accionistas, y eso podría incluir la venta de activos claves o de toda la compañía", agregó.

El fabricante finlandés de teléfonos celulares ha registrado pérdidas operativas por más de 3,000 millones de euros en los últimos 18 meses, lo que la obligó a recortar 10,000 puestos de trabajo y continuar con ventas de activos.

Su participación en el mercado mundial de los smartphones se ha derrumbado a menos de 10% desde el 50% del que disfrutaba en sus tiempos de esplendor, antes del lanzamiento del iPhone en 2007.

Para Microsoft, un lanzamiento exitoso del Lumia podría convencer a más fabricantes de teléfonos móviles y a operadoras de telefonía celular de respaldar su software, que está basado en el mismo código del inminente sistema Windows 8 y promete un desempeño más rápido y una pantalla de inicio personalizable.

Los teléfonos con software Windows solo representan el 3.7% del mercado de smartphones, de acuerdo a Strategy Analytics. Los teléfonos que utilizan el Android de Google son el 68%, mientras que Apple representa el 17%.

Los nuevos Lumia saldrán al mercado en momentos en que el mundo Android busca recuperarse de un golpe legal potencialmente catastrófico, y mientras el BlackBerry de Research In Motion Ltd continúa su declive.

Un jurado de California falló la semana pasada que algunos de los más vendidos smartphones de Samsung, que usan Android, copian algunas características del iPhone, lo que podría generar la prohibición de importaciones y hacer que los fabricantes de teléfonos inviertan más recursos en producir aparatos en base a Windows.

Nokia lanzaría dos nuevos teléfonos Lumia el 5 de setiembre, el mismo día que su rival Motorola ahora propiedad de Google presenta un nuevo producto.

La fecha marcará el inicio de una quincena movida para los dispositivos móviles. Amazon.com Inc podría presentar sus nuevas tabletas Kindle el 6 de setiembre, y Apple haría lo propio con el nuevo iPhone el 12.

El más caro de los dos Lumias competirá contra el iPhone, y se espera que tenga una pantalla más grande y más brillante, una poderosa cámara a ambos lados, micropocesadores Qualcomm Inc, servicio Skype, reconocimiento de voz y tecnología para hacer pagos por medios inalámbricos.

Pero Lumia necesitará algo completamente diferente para derrotar al iPhone y a Android. Algo como una forma completamente novedosa, una calidad de cámara excepcional, o un mini-proyector, dijo Tero Kuittinen, analista de la consultora Alekstra.

Parte del problema es que Windows Phones tiene solo unas 100,000 aplicaciones, comparadas con las cerca de 500,000 con que cuentan Android o los iPhones. "Los desarrolladores quieren ver más aparatos, y la gente quiere comprar sólo cuando ven más aplicaciones", señaló Sid Parakh, analista de McAdams Wright Ragen. "Yo diría que le faltan años, están muy atrasados", agregó.