Lo común es que un bebé nazca a las 40 semanas de gestación. Los que nacen antes de las 37 se consideran . A diferencia de un bebé de 40 semanas, es posible que un recién nacido que no llegó a término tenga problemas porque su cerebro, sus pulmones, riñones y sistema digestivo no terminaron su proceso de formación. De ahí la importancia de cuidar a la gestante para evitar un parto prematuro.

El neonatólogo Fernando Aburto, de la Clínica Santa Isabel, refirió que los bebés prematuros pueden desarrollar diversas afecciones, como inflamación intestinal grave, anemia, dificultad respiratoria o deficiencia pulmonar crónica, así como hemorragia cerebral y la retinopatía del prematuro, que es un trastorno ocular causado por el crecimiento anómalo de los vasos sanguíneos en la retina. “A menor edad gestacional, mayor riesgo de hacer estos problemas, pero con la tecnología actual y los medicamentos modernos, cada vez hay un mejor manejo de estos casos”, dijo el experto.

En el Perú se estima que el 10% de los bebés que nacen al año son prematuros, pero los muy inmaduros, que nacen con menos de un kilo de peso, son el 1.8%. Las posibilidades de sobrevivir de estos niños son del 80%, según la salud de la madre y el lugar de la atención.

Aburto explicó a Perú21 que entre los factores que pueden propiciar nacimientos prematuros está la inmadurez de la placenta, embarazos múltiples, hipertensión o la rotura de membranas antes de tiempo. Aunque dijo que es difícil que una gestante pueda evitar un parto prematuro, indicó que hay medidas que ayudan a mejorar la supervivencia de un bebé nacido antes de las 37 semanas.

Entre ellas citó el manejo de la presión arterial y evitar ciertos alimentos, como el ají o el alcohol, que aumentan la producción de la prostaglandina y pueden acelerar el trabajo de parto. También dijo que es importante cumplir con el control prenatal y las ecografías, análisis y otras evaluaciones que solicite el médico.

ATENCIÓN Y CUIDADOS

El bebé que nace de forma prematura debe ser colocado en una incubadora y, de ser necesario, asistido con un soporte respiratorio. Luego ingresará a cuidados intensivos, donde puede estar hospitalizado entre una semana o 60 días. “Todo depende del grado de madurez del bebé”, dijo Aburto.

Cuando el bebé alcanza un promedio de dos kilos de peso, es dado de alta, pero, teniendo en cuenta que ha nacido con su sistema de defensa inmaduro, hay que ser escrupulosos con la limpieza y cumplir con todos los controles médicos. “La alimentación en los bebés prematuros es muy importante. La leche materna desde las primeras horas de vida hará que el bebé esté más fuerte, sano y con mejores defensas”, mencionó.

Con estos cuidados, el bebé prematuro no siempre será más pequeño que otros niños nacidos de 40 semanas de gestación. Aunque el riesgo de tener asma o problemas respiratorios y neurológicos sí es más alto por su misma condición, es falso que por ser prematuro será más pequeño, lento, enfermizo o retraído que otros niños de su misma edad.

TAGS RELACIONADOS