notitle
notitle

Pablo Secada,Al.Mercadopsecada@ipe.org.pe

En el Ministerio de Economía y Finanzas –de donde salieron su director ejecutivo y su predecesor– le llamábamos 'Prodiversión'. Su resistencia a tercerizar el diseño y la promoción de los procesos en consorcios liderados por bancos de inversión es patética. La razón principal de por qué no se otorgan más (y mejores) concesiones de infraestructura, sin embargo, es otra. Hay que saber que la obra pública es una tremenda fuente de corrupción. Algunos burócratas son los que quieren diseñar y ejecutar los procesos. El presidente y el gabinete ministerial tienen que asumir el liderazgo político del programa de concesiones y ampliar el mandato de Proinversión. El enemigo está en casa: y sí se les conoce, por nombres y apellidos, a los enemigos de las concesiones. En el sector de Transportes y Comunicaciones son tres los personajes, por ejemplo.